Un auténtico "clásico de armario".

¡Desenterrada una Fender Stratocaster de 1961 casi sin usar!

Los milagros siempre surgen de la nada.

He encontrado algunos milagros relacionados con instrumentos musicales mientras trabajaba en una tienda de música.
Instrumentos que llevaban mucho tiempo sin venderse se vendieron al día siguiente sólo porque un músico los tocó, algo habitual entre el personal de una tienda de música.

Pues bien, el milagro que voy a presentar esta vez empezó con un correo electrónico una mañana.
'Tengo cierta guitarra y cierto amplificador, y estoy buscando una tienda de música que los compre'.
El correo electrónico procedía de Estados Unidos.

He tenido muchas experiencias de responder a correos electrónicos sospechosos de ventas desde el extranjero, sólo para ser engañado pagando dinero y no recibiendo el producto real. Esta vez, sin embargo, pedí de alguna manera más detalles.

El correo electrónico fue enviado por un hombre que vive en Texas, Estados Unidos.Decía que quería que viniera porque cierto conocido le había pedido que me vendiera este instrumento.

A pesar de que ni siquiera sabía si valía la pena creer en el estuche, le contesté: "Voy para allá y quiero enseñártelo".

¡Esto es América! El texto y el contenido de la carta son una locura, pero no sé por qué me atrae. Lo siento, mi habitual tendencia a tomar decisiones rápidas ha salido...

Además, la otra parte exigió una compra en efectivo.

Si abres la puerta principal con una cantidad tan grande de dinero y dices "¡Hola! ¡Podrían echarte a hombros o azotarte con una pistola!

Y en una zona un poco peligrosa de Texas...

 

Al final, me lo pensé mucho, pero decidí irme directamente a EE.UU. y poner rumbo allí con dinero en efectivo en ambas manos.

Alquilé un coche en el aeropuerto y, de camino al lugar, iba pensando muchas cosas. '¡Oh, soy un experto en kárate! Debería decir algo así antes de irme...

Salí de la autopista y conduje por la carretera abierta, sintiéndome nervioso, sin saber si estar ansioso o esperanzado, mientras conducía por una ruta en la que ni siquiera sabía si realmente existían las guitarras.

Aproximadamente una hora después de salir del aeropuerto, entramos en una larga y tranquila zona residencial donde las casas están poco espaciadas y la carretera y las casas están rodeadas de arbustos. Nos detuvimos frente a una casa de tejado azul en la que se veía que los residentes llevaban mucho tiempo viviendo allí.

Llamé al timbre, emocionada y asustada por haber llegado. Al cabo de un rato, la puerta se abrió y un hombre fuerte, o más bien normal, me invitó a entrar en la casa. Me alegré mucho de verle.

Parece que es el único, fue un momento caliente para ser sincero. El hecho de que no fuera un chiste gracioso y de que fuera alguien que existía de verdad fue el mayor alivio de todos.

Cuando me hicieron pasar al salón, me pregunté si sería una reedición. En el salón había una guitarra reluciente, junto con una funda y un amplificador que me hicieron preguntarme si sería una reedición.
Estaba mirándolas con entusiasmo y él sonrió y dijo: "Me alegro mucho de que hayas venido, en realidad tenía unas cuantas ofertas después, pero dijiste que tu tienda sería la primera en venir, así que te pregunté a ti".

Cuando le preguntamos, nos dijo que el cliente no estaba interesado en absoluto en las guitarras, y que había visitado la casa él mismo porque le había pedido consejo a él, un guitarrista.

Asintió con la cabeza y dijo que aún recordaba la emoción que sintió cuando por fin llegó al cobertizo de debajo de la escalera, donde había montones de ropa, cajas de zapatos, bolsas y otros objetos.

Allí, en un estuche marrón, yacía una "flamante" Fender Stratocaster de 1961 y un amplificador Deluxe "Brownface". Teniendo en cuenta que tenía más de 55 años, la sostuve y la saqué del estuche por miedo a dañar el mango del ampli.

La historia cuenta que cuando el conocido era niño, su padre le compró una guitarra eléctrica, que acababa de salir al mercado en 1961, junto con un amplificador, porque quería que tocara música.
El chico, que no era muy aficionado, cogió la guitarra a regañadientes y fue a aprender con un profesor que por aquel entonces daba clases de guitarra cerca de casa, pero su interés pronto se desvió hacia los coches y la guitarra se quedó en el trastero de debajo de la escalera de casa, junto con el amplificador.

La guitarra y el amplificador, junto con los amargos recuerdos de su padre, cayeron en el olvido y han permanecido en el cobertizo durante medio siglo, sin salir nunca de allí.

En los años ochenta, cuando su padre ya había fallecido y su anciana madre estaba ordenando sus asuntos, encontró por casualidad la guitarra y el amplificador que su padre le había comprado todos aquellos años.

Una vez terminada la transacción, tomamos la típica pizza con coca-cola y charlamos.
Según la madre de uno de sus conocidos, su padre quería que su hijo tocara un instrumento porque lamentaba su infancia, en la que le gustaba escuchar música pero no era lo bastante rico para comprarse uno.

Eligió una Fender Stratocaster y un amplificador, que acababan de salir al mercado y estaban de moda en aquella época. La encargó y compró en una tienda de música de Waco, Texas, su ciudad natal.


Sabía que su hijo había dejado de tocar el instrumento por completo, pero egoístamente se dio por vencido y nunca volvió a hablar de ello después de aquello. La guitarra y el amplificador quedaron entonces guardados en un armario y olvidados.

Por extraño que parezca, la guitarra que le dejó su padre al fallecer valía mucho más de lo que valía en aquel momento.

Para nosotros, el milagro puede ser habernos encontrado con un instrumento así. Pero no podemos evitar pensar que el verdadero milagro es la historia que se forjará a partir de él.

El hecho de que un instrumento comprado para un niño estadounidense esté ahora en Japón. Además, el instrumento sigue en las mismas condiciones que cuando era nuevo. El hecho de que el instrumento haya regresado sano y salvo a Japón sin ningún "remate" gracioso.

Es un milagro que el próximo propietario pueda decir: "Este instrumento es un auténtico 'clásico de armario'", y que pueda ahora, más de 60 años después, experimentar de verdad la pintura y el sonido que la gente escuchaba cuando la guitarra se vendió por primera vez, No podemos evitar conmovernos por la felicidad de poder ser testigos vivientes.

Un agradecimiento especial a Scott.